Ver el detrás de escena es tan apasionante como disfrutar de lo que se ve en el escenario. Así se arma una ópera: vestuaristas, peinadores, maquilladores, asistentes, productores, técnicos, apuntadores, maquinistas, utileros…