(TENOR) Fue en un Don Giovanni en 1999 en el que por primera vez, ante una gran orquesta dirigida por un gran maestro y cuya puesta en escena era de una gran mujer, ese 21 de abril pude dejar que mi espíritu volara sobre tantas almas reunidas en un teatro. Ese día mi búsqueda en la vida empezó a munirse de herramientas para poder preguntar mejor. Comenzó a tomar forma ese barro que nos regalan, que debe transformarse, embellecerse y sublimarse en un canal por donde puedan pasar miles de preguntas (del hombre, del amor, de la vida). ¿Cómo retribuir tanta pasión recibida, tantos años, experiencia y conocimientos regalados?.