Premios Konex 2019

Premios Konex 2019

Juventus Lyrica recibió los diplomas al mérito que entrega la Fundación Konex, en las categorías régisseur (Ana D’Anna) y entidades musicales.

PREMIO PARA HAMLET

PREMIO PARA HAMLET

La ópera de Ambroise Thomas, producida por Juventus Lyrca, fue premiada por la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina

La Asociación de Críticos Musicales de la Argentina entregó los premios de la temporada 2018 a las producciones musicales clásicas de Buenos Aires. Hamlet fue ganadora en la categoría mejor producción escénica en teatros no oficiales. El premio fue entregado a los responsables artísticos de esta producción: María Jaunarena, autora de esta versión y dirección escénica, y Gonzalo Córdova, a cargo de la escenografía.

Juventus Lyrica, en coproducción con la compañía holandesa Opera2Day, presentó durante noviembre de 2018 la obra maestra de William Shakespeare llevada a la ópera por el compositor francés Ambroise Thomas, en el Teatro Avenida, con dirección musical de Hernán Schvartzman y dirección escénica y dramaturgia de María Jaunarena.

Esta producción contó con la presencia de tres artistas internacionales: Armando Noguera, barítono de la Opéra de Paris, Hernán Schvartzman, director musical de la compañía holandesa Opera2Day, y el músico Emlyn Stam, director artístico de la compañía holandesa New European Ensemble.

El elenco estuvo formado por Armando Noguera – Juan Font (Hamlet), Laura Pisani – Constanza Díaz Falú (Ophélie), Mario de Salvo (Claudius), Sabrina Cirera (Gerturde), Santiago Burgi (Laërte), Felipe Cudina Begovic (Le spectre) y gran lenco.

DERRIBANDO MITOS Y PREJUICIOS

DERRIBANDO MITOS Y PREJUICIOS

Juventus Lyrica, a través del Programa de Formación de Audiencia, realizó dos funciones exclusivas para alumnos de colegios primarios y secundarios de La traviata, en el Teatro Avenida.

El miércoles 22 y jueves 23 de mayo, 1426 chicos de entre 10 y 18 años disfrutaron de La traviata. Las funciones se realizaron en horario escolar (10 h) y los alumnos concurrieron acompañados por sus maestros, profesores y directores de sus colegios. Todas las funciones contaron con sobretitulado simultáneo en español.

En esta ocasión concurrieron: Normal N° 4 Estanislao Zeballos, Colegio N° 5 Bartolomé Mitre, Escuela de Comercio Nº 34, Liceo Nº 9 Santiago Derqui, Instituto Santa María de Nazareth, Escuela de Comercio N° 20 Juan Agustín García, Instituto Libre de Segunda Enseñanza, Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas Sofía de Spangenberg, Escuela Técnica 6 Fernando Fader, Instituto de Formación Técnica Superior Nº 12, Colegio Industrial Luis A. Huergo, Thomas Jefferson, Colegio Logosófico, Hans Christian Andersen, Mallinckrodt, Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica, Ars Lux, Conservatorio de Música de Mercedes, Jean Mermoz y Universidad Gral. Sarmiento.

Antes de la ópera
Juventus Lyrica entrega a los profesores una guía didáctica sobre la ópera para que profesores y alumnos trabajen antes de venir al teatro. Esta guía se completa con una herramienta online sobre conceptos básicos de la ópera: sus integrantes (directores, coro, solistas), tipos de voces masculinas y femeninas, orquesta, teatro, etc. www.juventuslyrica.org.ar/opera360/

Más para 2019
Esta actividad se repetirá en julio con la presentación de La flauta mágica, de W. A. Mozart. Se realizarán también dos funciones, en horario escolar, en el Teatro Avenida.

Juventus Lyrica lleva 12 años continuos ejecutando el Programa de Formación de Audiencia



Seis cuotas sin interés

Seis cuotas sin interés

Ya podés comprar tus entradas para nuestra temporada 2018 en 6 cuotas con Visa o Master del Banco Francés

¿Cómo, dónde? A través de Plateanet o en el Teatro Avenida.

 

La Cenicienta (para chicos)

La Cenicienta (para chicos)

El ícono de la literatura infantil de Charles Perrault con el condimento de una de las más logradas partituras de Rossini dio como resultado una divertidísima ópera que desde su estreno cautivó al público adulto. Ahora les llegó el turno a los más chicos: una versión en español pensada y armada especialmente para ellos y que también disfruta toda la familia.



REPERCUSIONES
DIJO LA PRENSA

La Cenicienta: un bello plan para acercar a los chicos a la ópera. La Nación

Una Cenicienta local para grandes y chicos. Ópera en Argentina

La Cenicienta para chicos: entrevista a María Jaunarena (audio). Radio El Mundo

La Cenicienta: Fetiche a medida. Página/12

Reseña: La Cenicienta, ópera en versión para niños. La Butaca

Clásicos en clave de ópera, ballet y musical. Télam

La Cenicienta vuelve en clave de ópera para los más chicos. TN Show

Mañana llega la ópera La Cenicienta en una versión para los chicos. Ámbito Financiero

La Cenicienta, en clave de ópera infantil. Ámbito Financiero


EL PÚBLICO TAMBIÉN OPINÓ

“Me encantó la representación de La Cenicienta, excelente la puesta, actuación y orquesta.” Silvina Birnbaum

“¡Hermoso espectáculo! Felicitaciones a todo el elenco y a todos los que están detrás trabajando también. Me diverti muchísimo.” Sabrina Pedreira

“Gracias Juventus Lyrica por hacer que todos nos animemos a la ópera. ¡Felicitaciones!” Lorena Salomone Carpio

“Florencia Machado aporta dulzura, talento, refinamiento y gracia.” Laura Saccente

“Preciosa Cenicienta.” Luisa Muñoz

“Increíble, estuvimos con mis niños de sala de 4 años, volvieron maravillados, al igual que que los padres que nunca habían asistido a una ópera.” Mariela Lammardo

“¡Maravilloso y mágico espectáculo, los felicito! A mis 35 años… mi primera vez en la ópera, con ustedes, acompañando a mi hijo. ¡Emocionante, gracias!” Natalia Pulvirenti

“Fui a ver La Cenicienta, ópera adaptada para niños, ¡IMPERDIBLE!” Norma Abella


LA ADAPTACIÓN

DSC_7468ALa historia de Cenicienta la conocemos todos. La conocieron nuestros padres, los padres de nuestros padres, sus abuelos, sus tatarabuelos. Es una historia que se remonta al comienzo mismo de nuestros recuerdos como civilización, que fue contada a los más chicos en millones de noches antes de ir a dormir, repitiéndose al unísono en distintos países. Hay una versión que se remonta a la Grecia antigua en la que una griega vendida como esclava termina casada con el emperador de Egipto quien, para encontrarla antes, manda a buscar a la dama a la que le entre una sandalia dorada. Pies de loto es la versión china de la época de la dinastía T’ang (618-907 d.C.). Y también hay una versión vietnamita y una india. Todas estas versiones ya existían cuando Charles Perrault decidió escribir el cuento en 1697, que luego retomaron los hermanos Grimm (1812) y que catapultó Disney con su película (1949) en un momento en que la empresa estaba atravesando una situación muy dura después de la guerra y de las pérdidas producidas por Fantasía y Pinocho. “Necesitamos una muchacha en problemas -decía Walt Disney-, eso va a funcionar como funcionó Blancanieves”. La historia demostró que tenía razón. Con Cenicienta, Walt Disney salvó su empresa y asentó las raíces del gigante cinematográfico que todos hoy conocemos.

DSC_8103A (Custom)“¿Cómo es posible -se pregunta el académico español Antonio Rodríguez Almodóvar- que un relato que tiene hasta miles de años detrás siga reclamando nuestra atención? ¿Qué significa un hecho cultural tan extenso y tan profundo como para que, todavía hoy, nos estemos replanteando su sentido?” Tal vez los cuentos de hadas escondan un tesoro. El poeta alemán Schiller escribió: “El sentido más profundo lo encuentro en los cuentos de hadas que me contaron en la infancia, más que en la realidad que la vida me ha enseñado”. Como señaló el psiquiatra infantil austríaco Bruno Bettelheim: “El niño necesita que se le dé la oportunidad de comprenderse a sí mismo y al mundo que lo rodea, precisamente porque su vida, a menudo, lo desconcierta”. Mucha literatura infantil actual evita o dosifica el conflicto eludiendo situaciones de sufrimiento o dolor, lo que muchas veces termina sin proporcionar ningún sentido al pequeño lector. Alivianar el material de lectura de un niño implica también menospreciar la seriedad de sus propios conflictos. El hecho de que nosotros como adultos hayamos “superado” la etapa de la infancia, en nada menosprecia su dificultad. Simplemente ya hemos transitado ese camino. Y eso es lo que hacen los cuentos de hadas. El niño más que nadie necesita que le den sugerencias en forma simbólica para poder también emprender su propio camino. “Las historias seguras -continúa Bettelheim- no mencionan ni la muerte ni el envejecimiento, límites de nuestra existencia, ni el deseo de la vida eterna.

DSC_7368AMientras los cuentos de hadas enfrentan debidamente al niño con los conflictos humanos básicos [porque] suelen plantear, de modo breve y conciso, un problema existencial”. Además, su poder de comunicación de valores morales es contundente: en los cuentos de hadas el “malo” tiene el poder transitoriamente, a la larga siempre pierde, y el crimen no resuelve nada. Y esto tiene una persuasión infinitamente más efectiva que cualquier enunciado moral abstracto. En ese sentido, el personaje de la Cenicienta condensa un nudo de miedos que se mueven vertiginosamente en la mente del niño sin respuestas adecuadas: el temor a la muerte de los padres, la burla -que puede alcanzar situaciones de sometimiento- de sus hermanos o pares -en palabras modernas, el bullying-, la conciencia de ser distinto pero no poder demostrarlo y finalmente, la ansiada conquista de la libertad de todo lo que lo oprime.

DSC_8075A

Por otro lado, ¿qué rol juegan en esta historia la ceniza y la suciedad? La investigadora y escritora argentina Ana Guillot en su atrapante libro Buscando el final feliz sugiere la idea de que “el tesoro no siempre está a la vista” y que el fuego tiene simbólicamente un sentido purificador. Como en la historia del ave fénix, el paso por el sufrimiento del fuego habilita la resurrección, para luego poder sentir que, como por arte de magia, un hada nos permite dejar de estar sucios de polvo y cenizas para poder llegar a donde siempre quisimos o debimos estar. En algún punto, ese es el viaje que nos propone el cuento -y también nuestro propio devenir-. Y para emprenderlo necesitamos un hada madrina. En cada versión de la Cenicienta el hada, este catalizador que le permite a la muchacha pobre y desaliñada llegar al príncipe, tiene un aspecto distinto. En Grecia ha sido un águila, en las versiones orientales un pez parlante, un hada madrina en Perrault, un árbol sobre el que se posan palomas en los hermanos Grimm, un mago mendigo en esta versión de la ópera. En cualquier caso, el hada (pez, águila, árbol, paloma, mago) desata en la niña una fuerza interior incontenible que le permite escapar y transgredir un orden opresivo.

¿Cuál es el aporte que realiza Rossini a esta historia? Irreverente, provocador, bon vivant, insólito, ridículo, bufo y sutil al mismo tiempo, Rossini fue un artista que supo manejar a la perfección una de las armas más corrosivas de todos los tiempos: el humor. Y al igual que la risa, sus melodías son tremendamente contagiosas. Rossini disfrutó de su vida. Fue querido y esperado por miles de fanáticos en cada ciudad a la que asistía, con una popularidad semejante a la que tendría hoy una estrella de rock. Increíblemente, a los 38 años se retiró y se dedicó a ofrecer grandes banquetes en su casa para que sus amigos disfrutaran de las recetas de cocina que inventaba. Como un hada con su varita, todo lo que tocó lo hizo deseado, ingenioso, luminoso y brillante. Pero no sencillo: los cantantes que interpretan sus partituras tienen que hacer malabares y ser capaces de lograr sus famosas coloraturas. Así se llaman esas cataratas de notas que hay que dar en una misma sílaba de texto. Rossini las añade todas las veces que puede y su Cenicienta las tiene en todos los rincones de la partitura. Y, ¿a qué suena una coloratura sino a una gran carcajada? Una gran carcajada tan fuerte y detonante como la que suena cuando los niños logran reírse de sí mismos, de sus propios miedos, cuando logran parodiar finalmente aquello que los asustaba y amenazaba. A la manera de Umberto Eco en El nombre de la rosa, el humor quizá sea una de las pestes más temidas por las estructuras opresivas y asfixiantes. Sencillamente porque como un hongo endemoniado que puede pudrir las raíces más sólidas, tiene un poder catártico que debilita hasta los cimientos de los más fuertes. Esa es para mí el hada madrina que asiste a los niños y por suerte, también a los adultos. Una magia demoledora que nos sacude el polvo y las cenizas de la misma manera que lo hace Rossini: cada vez que suena su música, nos toca con su varita, y comenzamos a reír.

María Jaunarena
Autora de la adaptación infantil y del libro en español


FICHA TÉCNICA

Música: Gioacchino Rossini | Libreto: Jacopo Ferretti
Dirección escénica: María Jaunarena | Dirección musical: Hernán Sánchez Arteaga
Adaptación y versión en español: María Jaunarena | Adaptación musical: Hernán Sánchez Arteaga
Escenografía e iluminación: Gonzalo Córdova | Vestuario: María Jauanarena

Elenco: Cenicienta – Dandini – Príncipe Ramiro – Alas de Oro – Clorinda – Anastasia – Magnífico

Coro: Sopranos, mezzosopranos, tenores, bajos

Orquesta
Violines, viola, cellos, contrabajo, flauta, fagot, clarinete, trompeta, piano, percusión, efectos sonoros

Staff
Proyección de imágenes
Vestuario
Maquillaje y peinados
Apuntador
Técnicos (luz y sonido)
Asistente de régie
Stage manager
Coordinación técnica
Coordinación de producción


Contacto
(54)11-48124777/5051
contrataciones@juventuslyrica.org.ar 

La flauta mágica (para chicos)

La flauta mágica (para chicos)

Este es un fantástico viaje con La flauta mágica para que los más chicos puedan disfrutar y acercarse a la ópera. Las desventuras del famosísimo Papageno, el terror en sobreagudos de la temible Reina de la Noche y el amor a prueba de todo de los príncipes Tamino y Pamina, se presenta en una versión especialmente pensada y diseñada para los más chicos.

Esta es una adaptación de la puesta original de La flauta mágica del año 2013 en el Teatro Avenida, que ganó el premio ACE a mejor puesta en escena de ópera.

 


REPERCUSIONES

Juan Garff – La Nación
“Es ante todo en las escenas de interacción musical entre los personajes, eficazmente sostenidas por el juego actoral, en que alcanza potencia plena la propuesta mozartiana en la régie de María Jaunarena. La escenografía de Gonzalo Córdova y el vestuario de la misma María Jaunarena componen contrapuntos notables a la belleza de la partitura.”

Guadalupe Treibel – Página 12
“El último reto: adaptar La Flauta… al español en una versión condensada para niños, reto del que esta directora también sale invicta, potenciando el misterio, la gracia, la belleza y el humanismo de la pieza.”

EL PÚBLICO TAMBIÉN OPINÓ

«¡Nos encantó!» – Mariela Lammardo

«Nahuel quedó encantado con su primera ópera.» – Mayra Luján Franco Falconieri

«Si tiene niños, no los priven de este maravilloso espectáculo.» – Norma Abella

«¡Hermosa obra! Fuimos en familia y nos encantó. Una excelente manera de acercar a los chicos a la ópera.» – Julieta Almeida

«¡Bellísimo! Fuimos hoy en familia y la pasamos muy bien. ¡Gracias!» – Marina Lema

«¡Es espectacular!» – Sandra Sagripanti

«¡Qué extraordinario espectáculo montaron en escena!» – Mónica Moldes

«Hoy fuimos con nuestra sobrina. ¡Excelente, felicitaciones!» – Noe Junco

«Hermosa la función de hoy; ¡excelente! Las voces, la puesta, dinámica, vestuario, músicos. ¡Gracias por tan buen arte!» – Sandra Isabel


LA ADAPTACIÓN
La adaptación de esta versión de La flauta mágica al español y para chicos significó un triple desafío. En primer lugar, el desafío de traducir la obra intentando ser fiel a su espíritu. Segundo, hacerlo sin dejar de lado el lenguaje actual de los chicos. Y por último, lograr que todo ese texto rimara y se ajustara con la métrica musical. Parece y es un trabajo difícil, pero todo lo que tiene de difícil, lo tiene también de simple e intuitivo. Porque si hay una ópera que tiene la capacidad de hablar a todos los públicos al mismo tiempo, esa es La flauta mágica.

06Un príncipe perdido al que persigue una serpiente, una princesa a la que hay que rescatar, una reina sobrehumana y todopoderosa, un soberano justo que oculta una valiosa sabiduría y un antihéroe con plumas en la cabeza que quiere amar y ser amado, son los ejes constitutivos de la obra, y todos los asimilamos instintivamente porque formaron parte de nuestro propio idioma en la infancia y porque se remontan a personajes que pertenecen a la mitología, y que por lo tanto vienen siendo protagonistas de nuestra historia cultural desde hace siglos. Forman parte de algo así como un ADN cultural que nos constituye y nos define, lo sepamos o no. Por ejemplo, el príncipe Tamino se remonta a Horus, hijo de Isis, a quien cada amanecer persigue un dios que toma la forma de la serpiente Python. Juntos simbolizan la batalla diaria del sol contra la oscuridad. La Reina de la noche tiene mucha similitud con Hécate, la diosa de la venganza, a quien se la representa a veces con tres cabezas o rodeada de sus tres gracias (en la obra, las tres damas). Sarastro se asemeja al gran sabio Zaratustra. Y Papageno se parece mucho a Hermes o Mercurio, el mensajero, al que Homero describe como un pájaro. Todo este conocimiento “tácito” nos acerca a la historia de una forma intuitiva e instantánea.

La flauta mágica es aun más que eso. No es una clásica historia de buenos y malos con final feliz. Es una historia que pincela de claroscuros el mundo por donde transitamos. Por ejemplo, es Pamina, la hija de la oscuridad, la pieza clave para que Tamino pase las pruebas y se consagre al reino de la luz, porque es la oscuridad la que da valor a la luz. Y ese caos del comienzo, ese “estar perdido” frente a la serpiente o luego confundido en la puerta del reino de Sarastro, es la condición necesaria para que Tamino pueda iniciarse en la sabiduría. Y también son la soledad y desesperación de Papageno, las que le dan valor -y lo llevan- al amor que consigue después. Estos y otros “opuestos complementarios” arman la arquitectura de la trama. Son tinturas ambiguas que enriquecen diametralmente el relato y tornan necesario a cada uno de los personajes en el engranaje del cuento.

Pero por sobre todas las cosas, el poder de La flauta mágica está en la música. Intuitiva, auténtica y hasta familiar, habla un idioma universal que los chicos pueden comprender perfectamente (aún si está cantada en alemán). En 2013 dirigí esta ópera en su versión original. Mi hija tenía tres años, y podía escuchar esta música por horas, sin parar. El impacto fue único. Esa inmediatez, esa cercanía, esa ausencia de intermediación y protocolo, todo eso es Mozart.

04Así que cuando tuve que abordar el acto profanador que constituía “tocar” una obra de Mozart y adaptar el libreto de su amigo Schikaneder a versión infantil, empecé por escapar del polvo y la formalidad que tanto alejan a las nuevas generaciones de la música clásica (y que la obra original definitivamente no tiene), y concebir una versión que de alguna manera pudiera mantener viva la alegría y el disparate que Mozart nos transmite en muchos momentos.

Porque estamos, quizás, ante el más grande compositor de todos los tiempos, que tuvo la extraordinaria virtud de la honestidad. Con ella pudo comunicar, a través de la música, sus emociones enteras y de manera directa. Cada emoción llega pura al espectador, como un disparo. Por eso lo podríamos escuchar una y otra vez, por horas y sin parar.

María Jaunarena – Directora escénica

Música: Wolfgang Amadeus Mozart | Libreto: Emanuel Schikaneder

Dirección escénica: María Jaunarena | Dirección musical: Hernán Sánchez Arteaga

Adaptación y versión en español: María Jaunarena | Adaptación musical: Hernán Sánchez Arteaga

Escenografía e iluminación: Gonzalo Córdova | Vestuario: María Jauanarena

07Elenco
Tamino – Pamina – Papageno – Reina de la Noche – Sarastro – Papagena – Monostatos – Tres damas

Coro
Sopranos, mezzosopranos, tenores, bajos

Orquesta
Violines, viola, cellos, contrabajo, flauta, piano, glockenspiel, efectos sonoros

Staff 
Proyección de imágenes
Vestuario
Maquillaje y peinados
Asistente de régie
Apuntador
Stage manager
Coordinación técnica
Técnicos (luz y sonido)
Coordinación de producción


Contacto
(54)11-48124777/5051
contrataciones@juventuslyrica.org.ar 

El barbero de Sevilla (para chicos)

El barbero de Sevilla (para chicos)

Luego del éxito de La flauta mágica, nominada al premio ACE como mejor infantil 2016, Y de La Cenicienta (2017), Fundación Konex y Juventus Lyrica nuevamente emprenden un viaje fantástico para llevar a los más chicos al mundo de la ópera. Fígaro, uno de los personajes más famosos de la ópera, que trascendió el género lírico, junto a la música hiperconocida, pegadiza y divertida de Rossini, ahora llega al escenario de Ciudad Cultural Konex: El barbero de Sevilla, en español y con adaptación y puesta en escena de María Jaunarena, dirección musical de Hernán Sánchez Arteaga y escenografía e iluminación de Gonzalo Córdova.

 

DIJO LA PRENSA

«Risas, telento y diversión… Una auténtica fiesta operística en el Konex. Muy buena.» Juan Garff. Diario La Nación

«Con magistral habilidad, la adaptación de María Jaunarena es simplemente exquisita. Hay que irse aplaudiendo y contento.» Fernando Johann – Geo Teatral

«El Fígaro más divertido» – Minuto 1

Entrevista a María Jaunarena en diario Clarín por Juanjo Santillán

DIJO EL PÚBLICO

«Muy buena adaptación.» Gladis Gribbell
«Excelente.» Juan Ignacio Ojeda
«Maravillosa puesta. ¡Fígaro nos hizo reír mucho!» Belén Bruno
«Mi hija y sus amigas la disfrutaron muchísimo. Gracias por acercar a los chicos a la ópera.» Carla Ottonello
«Un espectáculo simplemente genial, tanto para chicos como para los adultos.» Cynthia Alfonso
«Hermoso espectáculo donde los chicos y grandes se divierten.» Norma Abella
«Maravilloso espectáculo en todos los sentidos: adaptación, escenografía, vestuario, música.» Mónica Moldes

EL BARBERO DE SEVILLA, EN PALABRAS DE SU DIRECTORA

Barbero de Sevilla-406El barbero de Sevilla es una de las óperas más famosas y queridas. Es una comedia de enredos basada en la primera parte de la descomunal trilogía teatral de Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais, escritor francés contemporáneo de Mozart, que utilizó el humor como “arma de guerra”. Y demostró su eficacia. En El barbero de Sevilla –la primera de las tres obras que narran la historia del personaje– están los cimientos de su obra maestra: Las bodas de Fígaro, una comedia mordaz centrada en las desigualdades sociales y una denuncia implacable
contra la nobleza de aquel entonces. Tanto es así que al decir del propio Napoleón Bonaparte, no fue la toma de la Bastilla lo que originó la Revolución Francesa, sino nada más ni nada menos que el Fígaro de Beaumarchais, ese barbero descarado que en el escenario les decía a condes y condesas lo que nadie se animaba a decir en la vida real.

Cuenta Beaumarchais en una carta que a la salida de una de las funciones del El barbero de Sevilla –cuando todavía no era una ópera sino una obra de teatro– una mujer lo increpó y le dijo: “¿Por qué no ha hecho usted con ella una ópera cómica? No cabe duda de que su obra es de un género que requiere música”. “Quizá tenga razón, señora –respondió él–, pero nuestra música no ha salido aún del período inicial de música de canción. Para emplearla seriamente en el teatro habría que aguardar a que solo se cante para hablar, a que nuestros músicos se acerquen a la Naturaleza y a que la música deje de repetirse indefinidamente (…) lo que mata el interés y revela un insoportable vacío de ideas”. Pronto la profecía de la señora habría de cumplirse. En 1785 Mozart puso su monumental talento al servicio de Las bodas de Fígaro y Rossini, casi cien años después, hizo lo suyo con El barbero de Sevilla. Efectivamente, un austríaco y un italiano pudieron poner corcheas, semicorcheas y silencios a las palabras de Beaumarchais, que no encontraba entre sus músicos franceses alguien que lo sacara del sopor y supiera interpretar su impronta ácida y certera

Barbero de Sevilla-319Para El barbero de Sevilla, la más liviana de las tres comedias, tal vez no haya mejor amalgama con un compositor como con Rossini, un músico que manejó el humor a la perfección y pudo acercarse a la naturaleza, con esa capacidad para componer las rabietas de sus personajes, sus ilusiones, esas risas interminables y hasta los mismos fenómenos meteorológicos (como las tormentas que adora y que abundan en todas sus obras).

Nosotros, el equipo de trabajo de este espectáculo, también intentamos acercarnos a esa naturaleza que tanto pedía Beaumarchais. La buscamos en todo momento a través del trabajo actoral que abordamos con los cantantes, y en mi caso personal, también a través de la adaptación del libreto, escuchando el vocabulario que los chicos manejan y apuntando a producir algo que sea genuino en el escenario, que suceda realmente –de la misma manera que sucede el sonido acústico, sin artificios de ningún tipo– para tender un puente en el abismo generacional que hay hoy entre la música clásica y lo que les interesa a nuestros hijos. Nuestro objetivo es convertirnos precisamente en un vehículo, para que ellos también puedan disfrutar de una de las partituras más queridas, divertidas y festejadas de todos los tiempos. Y, sobre todo, para que puedan participar de esa manera, de un contenido que nos atraviesa culturalmente desde hace más de dos siglos y que tiene la potencial e inapreciable virtud de levantar el horizonte  emocional e intelectual al que miramos, disparando, si tenemos suerte, una pregunta inspiradora que les abra una puerta más a la propia creatividad, que aguarda siempre a ser llamada.

FICHA TÉCNICA

Música: Gioacchino Rossini | Libreto: Libreto original en italiano de Cesare Sterbini, basado en la novela de Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais. Estrenada en Roma el 20 de enero de 1816.

Dirección escénica: María Jaunarena | Dirección musical: Hernán Sánchez Arteaga
Adaptación y versión en español: María Jaunarena | Adaptación musical: Hernán Sánchez Arteaga
Escenografía e iluminación: Gonzalo Córdova | Vestuario: María Jauanarena

Elenco: Fígaro – Conde de Almaviva – Bártolo – Rosina – Berta – Basilio

Coro: tenores y bajos

Orquesta
Violines, viola, cellos, contrabajo, flauta, fagot, clarinete, trompeta, piano, guitarra, percusión, efectos sonoros

 

Contacto
(54)11-48124777/5051
contrataciones@juventuslyrica.org.ar