“Quienes concebimos Juventus Lyrica en 1998 nos unimos con la idea de crear un espacio de formación y experimentación para trabajar en profundidad el género lírico. La idea que guía nuestro trabajo es que las voces y los actores crecen en el escenario. Por eso es importante brindarle al cantante la oportunidad de realizar un rol completo, en un escenario real, y acompañado por una orquesta sinfónica.

Los directores musicales y escénicos de Juventus Lyrica trabajamos a partir de lo que el cantante es, con la concepción de que cada ser humano es irrepetible, lejos de los tradicionales estereotipos de la ópera, que anulan y sustituyen la riqueza gestual propia de cada artista.

En la relajación y la concentración, en la conciencia de ser instrumento e instrumentista a la vez, cada cantante vive en el escenario en la piel de un personaje gracias a una unión triangular entre el director musical, el director escénico y él mismo.

Para nosotros la ópera es, sobre todo, un encuentro humano. En nuestro camino no hay divismos ni deportistas cantantes, sólo la humildad y la sumisión necesarias como para encarar una obra de arte. Es posible que aun así, el arte no se haga presente. Sin embargo, es la búsqueda del hecho artístico lo que nos interesa. Es imposible fracasar si se plantea ese camino”.

Ana D’Anna
Directora artística