de Vincenzo Bellini
Mayo | 12, 14, 18 y 20 | Teatro Avenida
Dirección musical: Hernán Sánchez Arteaga | Dirección escénica: Florencia Sanguinetti

Norma. Monserrat Maldonado (12 y 18) – Mariana Carnovali (14  y 20)
Pollione. Darío Sayegh (12 y 18) – Nazareth Aufe (14  y 20)
Adalgisa. Nidia Palacios
Oroveso. Carlos Esquivel (12 y 18) – Mario De Salvo (14  y 20)
Clotilde. María Goso (12 y 18) – Romina Jofre (14  y 20)
Flavio. Jerónimo Vargas Gómez (12 y 18) – Ramiro Pérez (14  y 20)


Entradas a la venta por PlateaNet o en el Teatro Avenida (martes a domingos desde las 13 – Av. de Mayo 1222)

En referencia al Stabat Mater de Pergolesi, Bellini habría dicho: “Si pudiera escribir una melodía tan bella como esa, no me molestaría morir joven como él”. Finalmente cumplió su sueño. Y esa hermosa música, sin dudas, fue y es Norma. Una verdadera estrella -no fugaz sino permanente- en el firmamento del bel canto, que como ninguna otra tiene el poder de “hechizar” al público a casi tres siglos de su creación. Sin embargo, lamentablemente también el destino quiso que Bellini tuviera que cumplir su palabra de morir joven a cambio de su obra maestra.


DIJO LA CRÍTICA

“Juventus Lyrica propuso una ópera con una gran belleza musical de la mano de Vincenzo Bellini, Monserrat Maldonado y de Hernán Sánchez Arteaga. Bravo por ellos y adelante.”
Virginia Chacon Dorr – La Nación

“… cabe a Florencia Sanguinetti… el mérito por una motivante acción, trabajada con precisiones conforme la psicología de los personajes, bien estudiados, de desplazamiento y acciones.
Néstor Echevarría – La Prensa

“… potente apertura de ciclo con cantantes que estuvieron a la altura de los requerimientos vocales de sus personajes, especialmente la virtuosísima soprano y protagonista, Monserrat Maldonado.”
Belén Papa Orfano – El Cronista

“… festejamos que esta Norma de Juventus Lyrica vuelva… La dirección de Hernán Sanchez Arteaga en el foso sonó prolija, potente y cuidada.”
Fernando Johann – GeoTeatral

“Otra velada inolvidable de Juventus Lyrica. Norma, de Bellini vuelve a deslumbrar como una joya del bel canto,con su bella musicalidad y atrapante historia. Gran dirección musical y dirección escénica y excelentes voces.”
Carlos Abeijón – Jurado Premios ACE

“Asimismo, la orquesta destacó tanto en la belleza del fraseo de determinados pasajes, como en la cohesión del conjunto, con un sonido preciso, afinado…”
Eduardo Balestena – Críticos musicales

“El estreno de la nueva producción escénica de la ópera Norma ofrecida por Juventus Lyrica en el Teatro Avenida, fue un verdadero éxito vocal, musical y escénico, basado en la potencia de las voces, la precisión orquestal y el dinamismo de la acción.”
Pablo Fiorentini – Mundo Clásico, Cien Radios

“Muchos aciertos coinciden en esta producción, por de pronto la presencia de Monserrat Maldonado como protagonista, muy bien acompañada en la faz vocal y actoral por un elenco de nivel internacional. La invitación a Florencia Sanguinetti también es un aporte positivo con momentos muy logrados en la puesta en escena. La concertación y dirección musical de Hernán Sánchez Arteaga, decisiva para que la bellísima partitura no decaiga en ningún momento.”
Enrique Sirvén – Ópera desde Hoy


ARGUMENTO

Primer acto
En un bosque sagrado, Oroveso, sumo sacerdote de los druidas, clama junto a su pueblo para que el dios Irminsul inspire a su hija sacerdotisa Norma para luchar contra los romanos que ocupan la ciudad. Ignora que ella ha roto su voto de castidad y tiene ya dos hijos con Pollione, procónsul romano en las Galias. Cuando la multitud se disipa, llega Pollione y le confiesa a su amigo que ya no ama a Norma sino a la joven Adalgisa, también sacerdotisa. Aparece Norma, que intenta calmar las voces que incitan a la guerra orando a la “casta diva”, la diosa de la luna, para que apacigüe los corazones beligerantes. Aunque la sacerdotisa promete castigar a Pollione cuando los dioses lo ordenen, teme no poder hacerlo y desea volver a tenerlo en sus brazos. Adalgisa intenta alejar a Pollione pero finalmente acepta dejarlo todo para marcharse a Roma con él. Acosada por la culpa, acude a Norma, que la libera de sus votos. Pero al entrar Pollione, Norma descubre que es el hombre al que Adalgisa ama y estalla de ira.

Segundo acto
Desesperada por la traición, Norma está por matar a sus hijos pero no tiene valor y le pide a Adalgisa que los lleve junto a su padre y los críe, ya que ella piensa suicidarse. La joven, en cambio, confesa su intención de alejarse para que Pollione vuelva a Norma. Mientras tanto, Oroveso prepara a los druidas para la guerra. Norma ha recuperado la esperanza pero Clotilde le avisa que Pollione busca raptar a Adalgida del templo. Furiosa, Norma golpea el escudo de Irminsul y arenga a la guerra contra los romanos. Cuando traen a Pollione detenido, Norma quiere castigarlo pero no puede. A solas con él, amenaza con matar a sus hijos y luego a Adalgisa. Finalmente convoca al pueblo y anuncia que una sacerdotisa ha sido infiel a su juramento y debe morir. Ante sorpresa de todos, se acusa a sí misma. Su nobleza conmueve a Pollione, que decide sacrificarse con ella en la hoguera.


COMENTARIO por Margarita Pollini

“Mi salud está bien y ya estoy abocado a la nueva ópera que debe darse en la Scala el 26 de diciembre próximo. El tema es Norma, tragedia de Mr. Soumet: la encuentro interesante, y si Romani logra bella poesía, resultará un buen libreto, aunque esta vez temo que mi inspiración me abandone, ya que mi cabeza está dispersa por el maldito cólera que amenaza a toda Europa”, escribía en 1831 Vincenzo Bellini a un amigo. Pero dos días después del estreno el mismo autor contaba a un tío que la ópera había sufrido el boicot organizado por dos mujeres: una de enorme poder, enemiga de la protagonista, Guiditta Pasta, y otra de enorme fortuna, amante de Giovanni Pacini, compositor encumbrado cuyo prestigio se veía amenazado por el ascenso de Bellini y Donizetti (Francesco Pastura, compilador de las cartas de Bellini, puntualiza que se trata de la condesa Samayloff).

Otros notables artistas como Giulia Grisi y Domenico Donzelli secundaron en el estreno a Pasta, una soprano de medios vocales discutidos pero que sabía sacar el mejor provecho de ellos. Stendhal, quien le dedica un capítulo en su Vida de Rossini, nos brinda una impresión vívida sobre la estatura artística de la legendaria cantante italiana: “Al salir de una función en la que Mme. Pasta nos ha arrebatado, no se puede recordar otra cosa que la extremada y profunda emoción que nos ha sobrecogido. […] Esta voz no tiene un timbre extraordinario; no debe sus efectos a una flexibilidad sorprendente; no es tampoco de una extensión desacostumbrada; es única y simplemente el canto que parte de corazón, il canto che nell’anima si sente, y que seduce y arrastra en dos compases a todos los espectadores que han llorado en su vida por algo que no sea dinero o condecoraciones”.

Jacques Bourgeois sostiene que la originalidad de Bellini en Norma fue darle un tratamiento netamente romántico a una tragedia clásica. Parte del suceso de esta partitura (que como tantos grandes títulos se fue afianzando en el gusto del público tras un debut fallido y hoy está considerada una de las obras maestras del siglo XIX) radica también en el libreto de Felice Romani, quien supo condensar en dos los cinco actos de la tragedia de Alexandre Soumet en la cual se basa, y otorgarle una calidad poética notable.

Bellini falleció a los 34 años, contando con un inmenso prestigio. La mayoría de los colegas del siglo XIX, en especial Chopin, Liszt, Rossini, Verdi (e incluso Wagner, que compuso un aria para Oroveso con la intención de que fuera cantada por el famoso bajo Luigi Lablache), le profesó admiración. Él, que concebía la ópera como un vehículo para la expresión, puso al servicio de esta su espíritu refinado y supo pintar a sus criaturas por medio de melodías cuyo encanto ha permanecido inalterable.