Fracs o smokings que ya no se usan, sombreros y calzado de época, partituras, libros, telas de tapicería, muebles de estilo: todo aquello que está guardado en tu placard puede brillar en el escenario.